Los gatos pueden parecer enfermos si algo les molesta


Maullado por el
Gato triste y azul

.

Los gatos son sensibles a los cambios, es algo sabido. Lo que acaba de descubrir una investigación es que gatos sanos pueden llegar a comportarse como si estuvieran enfermos si algo está alterándolos. Es decir, un cambio en el entorno triplica el riesgo de que actúen como si padecieran alguna enfermedad, llegando a observarse distintos síntomas.

La calidad del ambiente, pues, se revela como un elemento a analizar ante una posible enfermedad. Así, a partir de este hallazgo los diagnósticos veterinarios deberían considerar también las emociones del gato como posibles causantes de comportamientos que podrían hacernos pensar que el gato está enfermo, cuando realmente no es así. Simplemente, se trata de una señal de alerta, de protesta del organismo por situaciones de estrés.

Por otra parte, si estos momentos críticos pueden acabar provocando una enfermedad  de prolongarse, lamento decirte que es una pregunta que no respondió este estudio. Aún así, fácil es imaginar que el estrés no beneficia, precisamente, la salud felina, sino todo lo contrario.

El estrés enferma y también provoca síntomas
¿Síntomas más frecuentes? Entre otros, negarse a comer o tener desgana, vómitos repetidos durante varias semanas o no utilizar la caja de arena, según concluye este nuevo estudio de la Ohio State University, publicado el 1 de enero en la revista Journal American Veterinary Medical

¿Cuáles pueden ser las causas? En principio, tantas como situaciones que provoquen malestar al gato, si bien en la investigación se centraron en "eventos externos inusuales", como cambios en el entorno del gato, como modificación de horarios de juego, de alimentación...

Para llegar a estas valiosas conclusiones, los investigadores utilizaron dos grupos de gatos: unos sanos y otros con cistitis intersticial felina, una enfermedad crónica conocida como IC, caracterizada por provocar dolor recurrente en la vejiga.

Resultado: cuando los gatos del estudio experimentario estos cambios, ambos grupos presentaron conductas de enfermedad en respuesta a esos acontecimientos inusuales, es decir, tuvieron las mismas probabilidades de demostrar conductas de enfermedad.

Calidad ambiental reduce síntomas en gatos enfermos
El proyecto de investigación se basó en un trabajo anterior realizado por esta misma universidad sobre los beneficios de enriquecimiento ambiental para los gatos domésticos, y que tras meses de estudio, logró crear un estilo de vida poco estresante para los gatos, y en el que se incluían pautas para alimentarlos, jugar, limpieza, etc. 

Interesantísimo resultado, pues los gatos con la enfermedad crónica de IC se veían mucho mejor: su pelo brillaba más, sus ojos se veían más claros, y todos volvieron a utilizar la caja de arena, además de dejar de vomitar durante dos semanas.


"Lo que encontramos, tanto en otros estudios clínicos como con este estudio, es que al enriquecer el medio ambiente, pueden reducirse los síntomas en los gatos de IC en alrededor de 75 o 80 por ciento."

Romper rutinas tranquilas altera a gatos sanos y enfermos
Así, una vez realizado este estudio, se siguió trabajando con estos mismos gatos, entre los que había una veintena de gatos con IC y otros tantos sanos. Para comprobar cómo afectaría romper las rutinas cotidianas que los gatos tenían con Stella, su cuidadora, se observó su cambio de comportamiento durante un total de 77 semanas.

¿Qué ocurrió? Durante este período se interrumpió el contacto con Stella, y se hicieron otros cambios en el medio ambiente de los gatos, como cambios en los horarios de alimentación, la retirada de la música y el tiempo de juego. En concreto hubo un retraso de tres horas en el tiempo de alimentación, menos música y juego y un cambio dramático en el personal que los atendía.


Se triplica el riesgo de conductas de enfermedad
Durante las semanas de control, cuando la rutina se modificó, los gatos sanos y enfermos tuvieron prácticamente el mismo comportamiento: los gatos sanos mostraron un promedio de 0,4 conductas de enfermedad, y los gatos con CI mostraron 0,7 comportamientos enfermedad.

Del mismo modo, durante las semanas de cambios aumentaron los síntomas a 1,9 para los gatos sanos y 2.0 para los gatos con cistitis intersticial. En general, esto se tradujo en un aumento de 3.2 veces en el riesgo de conductas de enfermedad, todos los gatos cuando su rutina se interrumpe.

Importante: Esta página no es un consultorio médico. Consulta siempre a tu veterinario. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos opciones para que tomes tus propias decisiones mejor informado. Nunca mediques a tu gato sin consejo veterinario.
Sí quieres información completamente fiable de tu caso concreto, consulta a tu veterinario.

Fuente: www.mnn.com
Fotografía: Kauru Okumura
Fotografía: Jason Anfinsen
Fotografía: Bigtallguy

TEMAS RELACIONADOS:


2 ronroneos en el artículo: "Los gatos pueden parecer enfermos si algo les molesta"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba