Cómo tomar una muestra de orina a un gato en casa


Maullado por el
Gato triste y azul


En alguna ocasión, el veterinario puede encomendarnos la tarea de recoger una muestra de orina del gato en casa. ¿Te parece difícil? Lo es, ciertamente, sobre todo dependiendo de cómo sea el gato. En algunos casos, resulta tarea casi imposible, pero todo es cuestión de intentarlo siguiendo unos cuantos pasos básicos. Su salud  bien merece este pequeño esfuerzo ; )

Las razones de no poder extraer la orina en la consulta suelen ser muy distintas.  Ocurre, por ejemplo, cuando el gato llega con la vejiga no lo suficientemente llena como para poder extraerla con aguja, o que de puros nervios se haga pipí en la consulta ...justo antes de que el veterinario lo intente.

También es frecuente que el minino se mee cuando lo introducimos en el transportín,  es algo que, sobre todo, les pasa a los gatos que peor lo pasan cuando los llevamos al veterinario o, en general, cuando los sacamos de casa.

Si no es necesario o, por motivos de salud, no conviene sacar al gato de casa, y el veterinario precisa de una muestra de orina, deberemos ingeniárnoslas para conseguirla. ¿Cómo lograrlo? Bien, hay un método ideal, que sólo se realiza con éxito con determinados gatos, normalmente los más dóciles.

Las fotografías de este post corresponden, precisamente, a un gato de buen carácter, manipulable, que se deja hacer sin problemas. Gracias a ello, sólo hubo que esperar unas horas desde su última visita al arenero para volverlo a colocar en él y poder recoger su orina en un recipiente.


Pero no siempre tenemos la suerte de tener el gato ideal, por lo que hay que buscar alternativas viables. En este segundo caso, vaciaremos la bandeja de arena, limpiándola bien, y luego esperaremos a que el animal la utilice.

En cuanto lo haga, pasaremos el orín a un recipiente higienizado, que podemos comprar en la farmacia o nos puede haber proporcionado el mismo veterinario.

Otras soluciones: arena especial
Existe una arena especial no absorbente, que venden en veterinarias para este uso, en concreto. Su utilización es sencilla y, lógicamente, consiste en limpiar bien la bandeja, llenarla con esta arena y espera a que el gato orine. Después, se recoge la orina, que sirve porque esta arena no alteró su composición.

Transportín limpio
Si has intentado tomar la muestra y te ha sido imposible, puedes hacer el último intento esperando, rezando para que el gato orine cuando lo llevas camino del veterinario. Tú sólo has de limpiar la caja a conciencia y no poner ningún cojín ni nada parecido. Así, si se orina, al llegar a la consulta podéis aprovechar ese pis para analizarlo.

Legumbres o bolitas de cristal
Esta opción es más de andar por casa, más baratita, y sí, aunque parezca que estamos de guasa, va en serio: las legumbres o cualquier otro elemento que simule arena, siempre que no sea absorbente ni deje sustancias (el arroz soltaría almidón, por lo que no serviría, por ejemplo) puede resultar.

Las pequeñas bolitas de cristal decorativas, tipo lentejitas, que venden para llenar jarrones, ceniceros, etc., quizás sirvan también a nuestro propósito. Siempre limpias y bien enjuagadas, no vayamos a alterar el resultado del análisis.

Técnicas para obtener muestras de orina
Además de obtenerse muestras a través de la micción espontánea, es decir, cuando hace pipí, existen dos técnicas más: sondaje vesical (se introduce una sonda a través de la uretra, hasta la vejiga) o la punción suprapúbica: como la anterior, la realiza el veterinario y recoge la orina directamente de la vejiga, punzándola con una jeringa.


TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Cómo tomar una muestra de orina a un gato en casa"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba