Cómo hacer un rascador trepador de suelo a techo


Maullado por el
Gato triste y azul


Para Brenda y José, gatos es sinónimo de pasión, sobre todo si hablamos de los bellos y legendarios Bosques de Noruega, una raza felina que definen como "fascinante y maravillosa". Ellos no sólo se han convertido en unos auténticos expertos de sus cuidados y crianza, además los adoran y les regalan admirables obras de bricolaje para su bienestar y felicidad.

En su web Bosque Vikingo dan todo lujo de detalles sobre cómo construyeron la gatera exterior que tienen en su jardín, una auténtica maravilla, pero si no tienes tanto espacio disponible, también te proponen otra interesante opción para complacer a tu gato: hacer un palo rascador de suelo a techo.

Sí, es lo que imaginas, hablamos de algo parecido a meter en casa el tronco de un árbol, pero de forma mucho más fina y decorativa, y esto en el idioma gato significa poder pasarlo bomba a todas horas.


Pero, además de en dicha y salud felinas, tu casa ganará en belleza, y esta es la segunda de las grandes virtudes de este invento, pues tus muebles no sufrirán los típicos arañazos de los gatos. Brenda y José lo saben por propia experiencia:
Vimos el rascador en casa de unos amigos y nos encantó la idea, pues además de hacer felices a los gatos, con él ya no hay necesidad de poner esas fundas horrorosas para preservar los muebles.
Por casa pasa mucha gente para ver a los gatos, y ellos mismos pueden comprobar con sus propios ojos que aún teníendo la casa llena de gatos, si tienes rascadores no tienen por qué tocar los muebles.
Aunque el rascador es adecuado para todo tipo de gatos, Brenda lo recomienda especialmente a los dueños de gatos Bosque de Noruega:
A nosotros (y nuestros gatos) nos gusta particularmente este rascador porque el Bosque de Noruega es un gato grande y largo, por lo que la mayoria de los rascadores se les quedan cortos y no pueden estirarse del todo a la hora de afilarse las uñas. Ademas, es realmente facil de construir.

¡Y para que hablar de los enanos! Cada vez que tenemos camada es cuando más nos afirmamos en la buena idea que fue construirlo. Ni te imaginas lo que disfrutan los cachorros subiendo y bajando por el rascador ¡Lo pasan pipa!
Para ponerse manos a la obra y lograr un super rascador como el de las fotografías, sólo es necesario observar las fotografías y seguir los siguientes consejos, paso a paso:

Lo primero que necesitaremos será moqueta. Ninguna en especial, solo que veais que a los gatos les puede gustar porque se pueden enganchar bien en ella. Y un poste de madera de unos 9x9 cm. El largo dependerá de la altura del techo.

Tomamos medidas y cortamos la moqueta de manera que podamos envolver bien el poste con ella. Utilizaremos una grapadora electrica para fijar la moqueta al poste. También se puede hacer utilizando tirafondos, pero en este caso pondremos arandelas para que el tornillo no se cuele.

En el extremo que pegará al suelo, dejamos la moqueta a ras. Se puede grapar justo pegando al borde para que la moqueta no se desilache

En el extremo que queda arriba, le hemos puesto moqueta para que los gatos puedan sujetarse bien una vez que esté en todo lo alto.
Para sujetarlo en la pared utilizaremos escuadras. Esto permitirá que el rascador no quede totalmente pegado a la pared y los gatos puedan trepar por él con mas facilidad. Utilizaremos cuatro escuadras. Dos para el poste y otras dos más para la pared.

Sujetamos las escuadras en forma de U invertida para marcar en la pared donde tenemos que taladrar. Las tuercas que hemos utilizado son de freno.

Una vez marcados los puntos donde vamos a taladrar, soltamos las escuadras que forman la U y las colocamos en la pared donde hemos marcado. Una vez colocadas, ponemos el rascador y volvemos a atornillar como lo hicimos hecho antes. ¡¡Y ya tenemos el rascador terminado!! Es facil ¿verdad? :)

Brenda y José sólo tienen palabras positivas hacia el invento. Y, por lo visto, el rascador no sólo entretiene a los gatos.También es un gran espectáculo para esta simpática pareja. Esto fue lo que nos contestó Brenda cuando le preguntamos si los gatos más pequeños lograban subir hasta lo más alto:
¡Digo, suben hasta arriba del todo! Suben y bajan persiguiendose unos a otros. Y la primera vez que lo hacen es super gracioso porque suben con mucha emoción y velocidad sin pensar que luego tienen que bajar :) Y aunque el Bosque de Noruega es de los pocos felinos que descienden de los arboles de cara, hasta que aprenden pasan unos meses, así que los ves poco a poco mirando a un lado y a otro y banjando de culo a la mitad de la mitad de la velocidad con la que subieron :D

En esta fotografía podéis ver a Idhún en lo alto del rascador. A él por ejemplo le encantaba desde muy pequeño subirse a todo lo alto y dormirse ahí las siestas (¡!) De hecho en la foto podéis ver que tiene cara de dormido :)

Fuente y fotografías: Bosque Vikingo

TEMAS RELACIONADOS:


3 ronroneos en el artículo: "Cómo hacer un rascador trepador de suelo a techo"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba