Preciosas camas para gatos hechas con maletas viejas


Maullado por el
Gato triste y azul


Reciclar maletas viejas puede suponerle a tu gato un inesperado regalo de lo más confortable. Si en un anterior post vimos cómo convertirlas en una camita personalizada con fotos, ahora le toca el turno a una versión distinta, también con maletas estilo vintage sobre patitas, pero en esta ocasión prescindiendo de la tapa.

Pocos bricolajes son tan agradecidos y sencillitos como éste. Quizás el principal problema es dar con la maleta. Para conseguirla, podemos comprarla en tiendas de segunda mano o mercados tipo rastro, o quizás nuestros familiares y conocidos tengan alguna muriéndose de risa en el altillo del armario y deseen regalárnosla o vendérnosla a bajo precio. Incluso se encuentran en las basuras, pero mucho ojito con desinfectar bien antes de utilizar, pues no sabemos de dónde vienen las cosas encontradas.


Jugar con los colores para un resultado perfecto
Los resultados varían mucho dependendo del material del que dispongamos o consigamos. Para lograr bellas camitas,  la idea es jugar con los colores en la medida de lo  posible, y crear un conjunto armónico, sorprendente o quizás divertido combinando los tonos de las patas, la maleta y la tela del cojín. Nuestro gusto y personalidad determinan la elección final.


Un genial acabado es el que ha logrado Sherri, la artista responsable de los tres modelos que os traemos en este post. Es una joven canadiense que los vende, tal cuál los ves (los gatos no van incluidos, por supuesto) online en su tienda de Etsy .¿Por cierto, habéis observado qué lindos salen sus gatos en las fotos, y cómo de bien se meten en su papel?

Almohadón a juego y mullidito Si quieres conseguir algo parecido a lo que hizo Sherri, fíjate en un detalle clave: cómo los almohadones son casi como nubes gorditas.

Así, hay que buscar una almohada bien hermosa, abombada, que dé la sensación de rebosar una vez dentro de la maleta. Una idea sería unir dos almohadones dentro de una misma funda, tal y como explicamos en un post anterior.

También puedes colocar otro tipo de almohada, más fina, si bien la opción que ha elegido esta diseñadora en estos tres modelos está muy bien lograda, no sólo estéticamente, sino también pensando en la comodidad de nuestro pequeño bigotudo.

Elijas lo que elijas, pensando en lo práctico, es importante que la funda del cojín pueda quitarse para facilitar la limpieza. Y, por supuesto, también podemos elegir fundas de nuestra cama que estén desgastadas. Incluso recortar nuestra almohada a la medida de la maleta, si por casualidad pensamos que llegó la hora de cambiarla.


Una cama de altura
Y, ya para acabar de hacer un mueble reciclado, hasta servirían las patas de algún otro mueble que encontremos tirado en la calle o que ya no nos sirva. Pintadas o, por qué no, tal cuál, pueden quedar geniales.

De todos modos, en cualquier supermercado bricolajero tipo Leroy Merlin o Bricomart hay infinidad de patas de fácil colocación entre las que poder elegir tamaños, colores y demás. Las nuevas también pueden pintarse, tal y como ha hecho Sherri en sus creaciones.

Las patas altas permiten que el rabo luzca con todo su esplendor y no arrastre por el suelo

A la hora de elegir las patas, fíjate en la maravilla que ha creado Sherri al elegirlas altitas, logrando un realce increíble de la maleta, que queda aún más linda que si llevara patitas cortas. Aunque, como en todo lo creativo, las normas generales están para romperlas si el diseño lo pide, lo justifica. Así que tú mismo...


Con volantitos o sin ellos
El encaje alrededor de la maleta le da un toque romántico genial, una feliz idea de Sherri que queda a las mil maravillas. Eso sí, quizás no sea apto para gatos especialmente juguetones, que no tardarían ni dos minutos en arrancarlo de parte a parte ; )

O también puede verse al revés. La parte positiva de esto sería poder utilizar el asa de la maleta para colgar cosillas, juguetes con las que nuestro gatito pudiera pasarlo pipa. Además, la altura de las patas garantizaría el balanceo...


Casa decorada con estilo
Este proyecto bricogatero no sólo es fácil, sino también muy resultón y adaptable a los distintos ambientes en los que vayamos a colocar la camita. Elegir determinadas formas y colores en sus diferentes elementos (patas, funda del almohadón y maleta) permite integrarla en cualquier estancia sin desentonar. Si lo hacemos bien, seguro que acaba siendo uno de nuestros muebles más exclusivos y queridos.Y también de nuestro gato. ¿Qué, te atreves a hacer una? ¡Imagina el resultado y anímate!




Importante: Los contenidos de Gatos en casa en ningún caso promocionan marcas comerciales, sus posts son libres e independientes. La recomendación de productos la orienta, única y exclusivamente, el bienestar e interés tuyos y de tu maravilloso gato.

TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Preciosas camas para gatos hechas con maletas viejas"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba