3 en 1: armario, gimnasio y rascador gigante para gatos


Maullado por el
Gato triste y azul


¿Tu gato o gatos se aburren en casa? ¿Compartes con ellos un piso pequeño, sin sitio para nada, pero te gustaría hacer algo para mejorar su calidad de vida? La solución para animar a tus gatos a ser más activos puede ser tan fácil como colocar un mueble de módulos a distintas alturas y una o más tablas rascadoras para que se rasquen las uñas y puedan subir y bajar a placer. 

Seguridad, ejercicio, diversión
Esta puede ser una buena opción no sólo para casas pequeñas o habitadas hasta la bandera de personas y/o felinos, sino también en caso de no querer poner pasarelas o árboles rascadores de suelo a techo por miedo a accidentes, aunque los gatos sanos, sin discapacidades, no suelen caerse. En todo caso, siempre son más seguras este otro tipo de opciones.

Muebles protegidos
También es genial disponer de un rascador gigante estable en el que poderse rascar a placer. Su estabilidad hará que los gatos lo utilicen con más gusto, sobre todo los de complexión fuerte o de tamaño grande.

Este rascador es sencillo de hacer, pues tan sólo consiste en una tabla a la que le hemos enrollado cuerda de sisal, que compramos en tiendas de bricolaje en rollos de muchos metros. Luego se fija a los módulos, y listo.

Sin duda, además de mejorar la salud mental y física de de los gatos, nuestro sofá y tapicería en general también nos lo agradecerá. Porque ya se sabe, gato que tiene un lugar donde rascar, siempre es más probable que deje tranquilos los muebles de la casa.


Manos a la obra: crear o adaptar lo que tengamos 
Raquel González no se lo pensó dos veces. Ella misma hizo los módulos, incluso, y los dispuso de modo que sirvieran para solaz de sus amiguitos de cuatro patas. Necesitaba un zapatero y consiguió un mueble con una doble función: divertir a sus gatos y servir para guardar zapatos o, por qué no, también podríamos guardar sacos de piedras, de comida y demás accesorios de sus mascotas. 

¿Resultado? Las fotos demuestran la maravilla que ha conseguido. Podemos aprovechar su éxito para tomarlo como idea y mejorar nuestro hogar. Se nos ocurren tres posibles situaciones, y tres opciones:
Primera opción: Su idea puede servirte para emularla y hacer tú mismo tu propio mueble desde cero. 

Una segunda opción: puedes inspirarte en el ejemplo si ya tienes algún mueble de módulos, transformándolo directamente en un divertido lugar para subir y bajar: sólo has de disponer los módulos en forma de escalera y ayudarte de rampas en forma de tablas rascadoras.

Y la tercera opción: en caso de tener que comprar unos muebles modulares, también puedes adquirirlos teniendo en cuenta esta idea, o comprar alguno para complementar otro u otros que puedas tener en casa.


Pero dejemos que ella misma nos lo cuente:
Como os comenté en un post en vuestro blog últimamente ando loquita haciendo cosas para mis bigotudos. Os envío unas fotos para compartirlas con los lectores de Gatos en casa.
Antes de hacer el zapatero, mi primer proyecto fue una caja para meter los areneros. Mi piso es pequeño y no tiene ni un balconcito, ni siquiera un tendedero donde poder colocar el arenero. En mi WC tampoco era muy factible, pues son cuatro bigotudos y mi baño es demasiado pequeño para meter los dos areneros que necesito como mínimo. Pero también me apetecía ponerles una repisa en la habitación que he destinado a sus cositas para que pudieran sentarse a mirar por la ventana, que es algo que les encanta. Así pues la caja para las arenas ha quedado convertida en un banco enorme.
La parte superior se abre hacia arriba, por ser lo más cómodo ya que el baúl va casi de pared a pared de la habitación (dejando sitio para entrar y salir por los laterales). En lo que es el respaldo del banco tengo zona de almacenaje. Allí meto las bolsas de arena y de pienso. Abriendo el otro ala tengo acceso a todas mis herramientas de bricolaje. Unas pegatinas gatunas compradas en un centro comercial y el mueble ya tiene otra pinta!!! Y mucho mejor cuando ya están mis pequerrechiños encima: Calcetines, Patucos y Tojillo (mis hembritas) y Sustos (mi macho cobardica).
El zapatero, paso a paso 
Y llegó el momento de hacer el zapatero. Justo frente a este mueble decidí hacer un zapatero, pero como es el cuarto de los peludos debía de tener utilidad para ellos también. 
Primero hice el armario alto de la izquierda. Su misión es doble, pues con el tapo el marco de la puerta que una de mis gatas solía arañar haciendo mucho ruido por la noche.  
La segunda parte fue el mueble inferior, que va desde el alto de la izquierda hasta la pared de la derecha. Por último, le añadí el módulo del medio. Este, a pesar de que mi hermano me ayudó bastante, lo hice en gran parte yo sola y se nota mucho jajajajajaja. 
La madera que va contra la pared está forrada de corcho y de moqueta, igual que la parte superior. De esta forma por mucho que salten y trepen no se oye demasiado ruido. La rampita que lleva está forrada con cordón de rascador, era un proyecto que estaba haciendo de "rascador gigante" que he integrado en el mueble. 
Aun tengo que terminar de cantear, que es algo que he dejado para el final, y que todavía he de hacerlo en los dos muebles.

Últimos retoques y una idea para mejorarlo
Por lo tanto, el zapatero aun está sin acabar, y con los remates espero que quede más bonito XD. Pero voy despacito, a ver si pronto encuentro unos cuantos ratos libres. Lo importante es que a mi peludines les encanta y lo disfrutan muchísimo. 

El siguiente proyecto es una idea para mejorarlo: un árbol rascador que irá unido al zapatero por un estante que pondré sobre la puerta que hay al lado del zapatero, de modo que podrán pasar de un mueble a otro y aumentar así su diversión.


Fuente: www.gatosencasa.com
Fuente: Raquel y Gerardo González
Fotografías: Alberto

TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "3 en 1: armario, gimnasio y rascador gigante para gatos"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba