Más consejos para prevenir la alergia al gato en adultos


Maullado por el
Gato triste y azul

Un adulto sensibilizado puede desarrollar síntomas de alergia, como ésta de los ojos rojos.


Estudios demostraron en su día que la alergia al gato se da menos entre niños que conviven con esta mascota. Ahora, además, se sabe que convivir con mininos durante la infancia en muchos casos protege frente a la alergia al gato también de adultos. Así, adquirir el primer gato siendo adultos es tener más papeletas para desarrollar una alergia, favoreciendo reacciones inmunológicas (sensibilización), la puerta de entrada para acabar padeciendo las típicas sibilancias, estornudos e irritación ocular... La buena noticia es que puede evitarse de forma sencilla. ¿Pero, cómo hacerlo? No dejarle entrar en nuestra habitación, entre otras medidas que protejan de posibles alergias a aquellos miembros de la familia con más riesgo de padecerlas.


Evidentemente, no hay por qué impedir que el gato entre en nuestras habitaciones si no hay problema de alergias. Estar en la propia habitación en compañía de tu gato o tus gatos es una situación muy común que agrada a mucha gente. Pero no siempre conviene a nuestra salud, especialmente si se es un adulto que convive con gatos por primera vez, pues este perfil tiene el doble de posibilidades de desarrollar alergia al gato  (lagrimeo, asma, rinitis alérgica...) con respecto a quienes convivieron con gatos desde niños. 

No significa, por supuesto, que vaya a ocurrir sí o sí, pero si hay indicios de intolerancia a la caspa del gato, causa de la alergia, debemos estar alerta, ya que si hay síntomas es que antes hubo sensibilización, y ésta puede evitarse impidiendo que el gato entre en nuestra habitación. 

Por lo tanto, podemos reaccionar a tiempo y evitar llegar a situaciones más graves, como la tan común separación del gato o ir a mayores con los problemas de salud ocasionados por la alergia. En el estudio, por ejemplo, cuatro de cada diez pacientes que desarrollaron sensibilización (precursora de las alergias) tenían síntomas alérgicos cuando estaban cerca de los animales. 
Si el gato no puede entrar en el dormitorio tenemos que buscarle otros lugares para disfrutar de su compañía.


Dormitorio, territorio vedado
Tal y como recomienda un nuevo estudio europeo realizado por el Hospital Universitario de Veron, en Italia, los adultos primerizos duplican este riesgo de contraer alergias al gato. En el ciento por ciento de los casos estudiados, ellos han comprobado que se evita la sensibilización (precursora de las alergias) con sólo impedirles el paso al propio dormitorio. 

Por pasiva, el estudio reveló que sólo las personas que le dejaban entrar al dormitorio se sensibilizaban."Dejar al gato fuera de la habitación es algo que siempre recomendé. Ningún participante que lo hizo se sensibilizó", explica Mario Olivieri, líder de la investigación, publicada en The Journal of Allergy and Clinical Inmunology.

Si tienes alergias, no tengas gato
El consejo es claro: si padeces alergias y asmas, piénsalo dos veces antes de adoptar un gato. Este es el consejo que da otro de los expertos en el tema, el doctor Andy Nish, del Centro de Atención de Asma y Alergias de Gainesville, en Georgia. No ha participado en el estudio, pero aprovecha su difusión para incidir en sus conclusiones.

Ojo los ácaros de los gatos
Los oídos de los gatos pueden estar infestados con ácaros, y en alguna ocasión podemos confundir nuestra alergia al gato con la alergia a estos huéspedes indeseables. En estas ocasiones, bastará con eliminar los ácaros para poder ser felices con nuestro gato, sin asomo ya de alergias. Como seguramente sabéis, eliminarlos suele ser tan fácil como tratar al gato con gotas que nos recomendará el veterinario.

Soluciones para dueños alérgicos
Si los dueños son ya alérgicos, es decir, manifiestan los síntomas mencionados, los expertos participantes en el estudio recomiendan buscarle otro hogar al animal.

Y, en caso de no querer desprenderse del gato, no dejarle entrar en casa es otra solución, siempre que el animalito tenga un cobijo en condiciones, tenga compañía de algún otro gato o gatos y su carácter admita este drástico cambio. 
Los gatos pueden tener casita propia, con acceso a un jardín. Un lujo para muchos, pero también soluciona alergias.



Un chalet con jardín donde instalemos una casita de madera para ellos con calefacción y demás sería una posibilidad... pero en este caso no deberemos dejarles entrar pues si lo hace de vez en cuando su caspa permanecerá durante meses en la casa.
Vivir en el exterior requiere un buen presupuesto y una casa con jardín. Siempre mejor si son varios y bien avenidos.



¿Que tu gato o gatos no pueden estar fuera de casa? Si la pasión por estos animales te puede, y convives con ellos siendo alérgico, al menos mantenles cerrada la puerta de tu habitación. 

Lógicamente, no es fácil separarse de un ser al que se adora y, además, con el que se tiene una responsabilidad de cuidado y bienestar. En caso de querer tener al gato bajo techo, es decir, seguir conviviendo con él en casita, deberíamos tomar medidas como las siguientes: como hemos dicho una y mil veces, hemos de impedirle la entrada al dormitorio. Además debemos instalar un filtro HEPA en la habitación, extremar la limpieza en casa y en el animal (bañarlo una vez por semana, al menos) y erradicar alfombras, cortinas y ventilar la casa de vez en cuando (cuidado con el gato cuando abramos ventanas) . 

También hay tratamientos para quienes no pueden o no quieren dejar de estar en contacto con sus gatos, como inyecciones o inmunoterapia, apunta Nish.


Fuente: www.jacionline.org
Fotografía: theapoc
Fotografía: afamiliarletter
Fotografía: parhessiastes
Fotografía: Rocky Mountain Feline Rescue

TEMAS RELACIONADOS:


8 ronroneos en el artículo: "Más consejos para prevenir la alergia al gato en adultos"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba