Tener gato de niño previene la alergia también de adulto


Maullado por el
Gato triste y azul





Los niños que tienen gato pueden verse beneficiados de una mayor protección frente a la
alergia a este animal, gracias a que desarrollan una defensa que se prolonga hasta la edad adulta. Los padres, sin embargo, si no tuvieron gato en su infancia doblan sus probabilidades de tenerle alergia, según revela un nuevo estudio europeo.

La buena convivencia con el gato empieza en la infancia
Estudios médicos ya demostraron en su día que tener gato en la infancia protege de futuras alergias a los mininos. Ahora, además, se ha descubierto que esta protección se prolonga hasta la edad adulta.
Tener gato de niño puede inmunizar contra la alergia felina
en la infancia y también de adulto.

Por contra, los adultos que tienen gatos por primera vez están más expuestos a sufrir alergias a estos animales (estornudos, lagrimeo de ojos y sibilancias, incluso asma), según un gran estudio europeo, sobre todo si el gato tiene acceso al dormitorio.

El hallazgo es una de las conclusiones de un informe realizado por la Universidad de Verona, con el doctor Mario Olivieri como líder de la investigación. Así, según este estudio los adultos que de niños tuvieron gato tenían menos propensión a ser alérgicos a sus nuevas mascotas felinas cuando de adultos adquirían una.
No dejar que el gato entre en nuestra habitación puede bastar para evitar la aparición de alergias en adultos primerizos. Una buena solución si así conseguimos convivir con el gato bajo el mismo techo, pero también una difícil renuncia para los amantes de los felinos que se sienten muy unidos a ellos. Dormir con un gato es maravilloso...

Habitación cerrada
Y a la inversa, un adulto que no tuvo gato de niño es carne de cañón para posibles alergias morrongas. ¿Qué hacer, entonces, si queremos gato pero tememos que parte de la familia pueda desarrollar reacciones inmunológicas, como sibilancias, estornudos e irritación de los ojos?. Prohibirle el paso a la habitación de los adultos primerizos es una buena prevención.

Adultos primerizos doblan el riesgo
El estudio probó que los adultos que tienen un gato por primera vez padecen hasta el doble de riesgo de alergia a los gatos, sobre todo si el gato tiene acceso al dormitorio. En concreto, se hizo un seguimiento de 6.292 personasde entre 20 y 42 años de edad, quienes colaboraron con el estudio durante nueve años, tiempo  a lo largo del que se evaluó el desarrollo de alergia a los gatos. 

El resultado no deja lugar a dudas: El riesgo de un adulto que nunca convivió con gatos de desarrollar una alergia a éstos en este periodo de tiempo "rozó el doble en aquellos que antes no convivieron con ellos. Pero, curiosamente, la sensibilización sólo ocurrió con aquellos que permitieron entrar al gato en su habitación", dice el informe de Mario Olivieri.
Los padres que no tuvieron gato de adultos corren más riesgo de padecer alergias a los mininos.
Alérgicos de niños, alto riesgo de adultos
Así, los participantes que convivieron con gato o gatos en la niñez tenían mucho menos riesgo de volverse sensibles a los felinos que los que convivieron con un gato por primera vez ya de adultos.

Olivieri y sus colegas recogieron datos sobre si los participantes habían sido dueños de gatos anteriormente y les realizaron dos muestras de análisis de sangre, una al principio y otra al pasar esos nueve años.


Durante ese tiempo, más del 10 por ciento de los participantes del estudio tuvo un gato. Casi un 4 por ciento de ellos se convirtió en alérgicos a los gatos. Un riesgo a este tipo de alergia que fue de tres a cuatro veces mayor entre aquellos que ya eran alérgicos a los gatos antes.

En porcentajes, los que ya tenían alergia a los gatos al conseguir un nuevo gato su riesgo de desarrollarla aumentó en un 85 por ciento. Sin embargo, ninguno de los que mantenían al gato fuera de la habitación desarrolladon alergia a los gatos. 

"El efecto de la exposición a altas dosis de los alergenos de gato parece ser diferente en las diferentes edades,", dijeron Olivieri. 

Qué valorar antes de tener gato
A pesar de que tener un gato puede ser positivo para los niños, de cara a protegerlos contra la alergia a los gatos, los investigadores advierten que los padres deben considerar también su propio riesgo de alergia a estos animales.

Los hallazgos de este estudio aparecen publicados en la edición de diciembre del 2011 de la Revista de Alergia e Inmunología Clínica.


Fuente: www.jacionline.org
Fotografía: goldsardin
Fotografía: EraPhernanda Vintage
Fotografía: cote
Fotografía: syslfrog

TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Tener gato de niño previene la alergia también de adulto"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba