Raza Angora Turco: bonitas fotografías de vida casera


Maullado por el
Gato triste y azul



Los Angoras Turcos que aparecen en estas fotografías están como Pedro por su casa. No posan para ninguna postal ni calendario, sólo son capturados en instantes  mágicos que viven en sus hogares. Pero igualmente hacen gala de las características de su raza: son hermosos, fieles y muy mimosos inteligentes, curiosos, ágiles y bastante activos.

El de la primera foto se llama Kotty, y aunque su dueño le ha hecho fotos con un teléfono móvil, no por ello dejan de ser bonitas y expresivas. El gato lo vale, y hasta con una imagen de mala calidad luce su belleza y transmite su tranquilidad, elegancia e inteligencia.

¿Sabéis cómo era Kotty a las pocas semanas de vida? Ahí van unas cuantas fotografías que os deleitarán y saciarán vuestra curiosidad:


 Era mucho menos peludo, pero su mirada se conserva con idéntica expresión, despierta, mimosa, pero no tan curiosa y tímida.

Como podéis ver, Kotty es un gato dulce, juguetón, cariñoso y tierno. Un minino amoroso, todo un lujo para cualquiera que desee dar y recibir amor.

El gatito creció y, como podéis comprobar en otra de sus fotos -os pondré otra más abajo,  tumbado en la mesa- cuando posa da sensación de ser una nube flotando en el cielo, equilibrado, suave, vaporoso y ligero.

Ahí van dos fotografías más de  Kotty, la que os prometí en el párrafo anterior y una más, muy graciosa, en la que lleva un jersey calentito. ¿Que no parecen el mismo gato? Pues sí lo es... Los gatitos no adquieren la capa de angora hasta cumplir los dos años.



Pero Kotty no es el único protagonista de esta serie fotográfica de Angoras Turcos. Ahora, os presento a Bimba, una inquieta y simpática gata que se vuelve la más juguetona cuando la habitación está llena de ropa por guardar:


Tan loca se vuelve, que los ojos le cambian de color. Noooo, no es exactamente así, ni parecido siquiera. Como otros Angoras Turcos, Bimba tiene un ojo de cada color (heterocromia), también llamados ojos dispares, característica propia de esta raza que puede observarse en algunos de sus ejemplares.
Aunque veas que el Angora Turco de la fotografía está durmiento como un angelito, como ya hemos dicho, estos gatos son muy juguetones, curiosos y escaladores natos, perfectos para adaptarse a la vida en casa. Ser educado, cariñoso y  listo lo hace ideal compañero en el día a día, siempre que tengamos en cuenta que necesitan un territorio no demasiado limitado. Sus ansias de explorar, salir y entrar son comunes a todos los gatos: esencia felina, que se llama.

La siguiente fotografía muestra a otro Angora Turco con carita de pilluelo, y ansias de aventura. ¿Cuáles serán sus sueños secretos...? ¿Estarán muy lejos de casa?



TEMAS RELACIONADOS:


4 ronroneos en el artículo: "Raza Angora Turco: bonitas fotografías de vida casera"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba