Primera web española de un abogado de animales


Maullado por el
Gato triste y azul


Hacerle daño a un gato, perjudicarlo o maltratarlo de cualquier otro modo merece una penalización que casi nunca llega. Por desgracia, las leyes que afectan a los animales domésticos los consideran propiedades, sin tener en cuenta que son seres que sufren y disfrutan, es decir, con capacidad de sentir y merecedoras de un respeto.
Sin embargo, las leyes ofrecen resquicios que pueden aprovecharse para defender legalmente los intereses de nuestras mascotas, especialmente perros y gatos. "Éstos son un miembro más de la familia, y por ello no debemos dudar en acudir a los tribunales cuando alguien amenace su vida o su integridad física", apunta Daniel Dorado, abogado especialista en derecho animal.
Aunque las leyes que protegen a los animales domésticos sean insuficientes, quizás haya algo que hacer para defender legalmente a tu mascota. ¿Cómo? Recurriendo a un abogado de animales, una figura poco conocida en muchos países, como el nuestro, pero con gran auge en otros, como EEUU.

En realidad, su campo toca temas muy cotidianos (divorcios, testamentos, negligencia veterinaria, maltrato animal...), por lo que  podemos necesitarlos cuando menos lo esperamos. Igualmente, puedes recurrir a su asesoramiento si tienes problemas para proteger o defender a animales en su difícil vida en la calle (perros vagabundos, gatos libres o abandonados). Existen mecanismos, formas legales apropiadas para darlo en adopción con todas las garantías, o para otro tipo de acciones que realices con ellos.


¿En qué casos actúan los abogados de animales? Daniel Dorado, abogado animalista de Madrid, ha lanzado la primera web en España dedicada a esta especialización legal. En ella, explica qué casos son los más frecuentes:
  • Daños morales y agresiones a los animales: Alguien ha provocado una lesión o la muerte a quien usted considera parte de su familia. Él o su compañía de seguros se desentiende del tema; o bien pretende indemnizarle por el valor del animal en el mercado, como si fuera un objeto, a cambio de que usted no tome medidas legales contra él. Leer más
  • Negligencia veterinaria: Llevó a su mascota a la clínica y ésta fallece por una confusión del personal. Leer más
  •  Animales en viviendas: Su casero pretende que se deshaga de los animales con los que vive en el piso que ha alquilado. Leer más
  • Mordeduras y ataques: Su perro fue atacado por una persona, y respondió mordiendo al agresor. Leer más
  • Protectoras y refugios: Quiere preparar un contrato de adopción, para que todo aquel que se lleva en adopción un animal esté controlado, y pueda recuperar al animal si no es bien atendido. Leer más
  • Responsabilidad del cuidador, etólogo, etc.: Contrató a alguien para que sacara a pasear a su perro mientras usted trabajaba, y el animal ha sido atropellado o se ha perdido. Leer más
  • Derechos civiles: Estudia Biología o algunos otros estudios universitarios, y le amenazan con no dejarle presentarse al examen de una asignatura si no realiza prácticas en animales. Leer más
  • Custodia de animales: Adoptó junto a su ex-pareja a un gato. Ahora se lo ha llevado y pretende impedirle que lo visite. Leer más
  • Derecho penal: Le han acusado de agresión porque defendió la vida de su perro cuando este era golpeado. Leer más
  • Derecho administrativo: Le han multado porque se niega a que su perro, considerado de "raza peligrosa" debido al prejuicio social, salga a la calle atado y con bozal. Leer más
  • Embargo: Tiene varias deudas, y están embargando sus propiedades. Ahora pretenden embargar el perro con el que vive (ese perro que compró antes de descubrir que no debemos comprar animales, sino adoptarlos. Leer más
  • Testamento: Le preocupa qué pueda pasar a sus animales cuando mueras. ¿Quién los cuidará? ¿Y si esa persona no actúa de manera responsable? Leer más
  • Violencia de género y relaciones familiares: Su pareja busca hacerle sufrir, y para ello afirma que matará al animal con el que vive. Leer más
  • Productos defectuosos: Compró un hueso de plástico a su perro para que lo mordiera, y dicho hueso tenía un componente tóxico. Leer más


En la web también puede leerse un testimonio interesante, escrito en primera persona, sobre un problema de relaciones familiares. Empieza así:
Durante 5 años compartí mi vida y techo con el que era mi pareja en ese momento. En este periodo adoptamos a 3 preciosos gatos. La relación entre nosotros se deterioró y decidimos poner fin a la situación. Ello significaba separarnos y comenzar una nueva vida cada uno por su lado. Pero además de los bienes materiales (cuestión de insignificante importancia realmente), nos encontramos con un problema mucho más serio: los gatos. Aunque en todos y cada uno de ellos era yo la persona que constaba como ‘dueña’ oficial, acordamos que por limitación de espacio en mi nuevo hogar temporal, sería él quien se encargase de ellos un par de meses hasta que solucionase el problema. A la semana siguiente de este acuerdo verbal recibo una llamada en la que mi ex pareja me hace saber que ha decidido unilateralmente que no me dejaría volver a ver a los gatos y me animaba a denunciarlo a las autoridades porque estaba seguro de que nadie tendría en cuenta mi caso. Seguir leyendo...
Fuente: www.abogadodeanimales.com
Daniel Dorado Alfaro
Teléfono: 637 130 870
e-mail: dorado@abogadodeanimales.com

TEMAS RELACIONADOS:


5 ronroneos en el artículo: "Primera web española de un abogado de animales"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba