Gatos felices, casa ordenada y los areneros escondidos


Maullado por el
Gato triste y azul

Este banco esconde los areneros, tiene un práctico armario y es perfecto para que los gatos tomen el sol 


¿No encuentras dónde colocar los areneros? ¿Te molestan por su poca estética y por los olores?¿Acaso no tienes balcón, terraza o tu casa es pequeña y entonces la situación aún se complica más? Pues como todo tiene solución en esta vida, te proponemos una ingeniosa idea bricolajera fácil de realizar para que los areneros estén tapados o escondidos pero a la vez sean accesibles. Pero eso no es todo, porque también tendrás un armario para guardar accesorios y sacos de arena, piedras o comida, así como una maravillosa zona de descanso, entretenimiento y juegos. Es decir, un tres en uno perfecto.

Básicamente, el objetivo es convertir un mueble tipo bancada en un escondite de areneros que quede mejor estéticamente, nos libre de malos olores, y a la vez sirve de armario de alimentos o accesorios de tus bigotudos.

Ideal para varios gatos
El proyecto es ideal para casas donde haya más de un gato, si bien ningún motivo impide utilizarlo si el gato es sólo uno. La ventaja en caso de familia numerosa es, sencillamente, que nos facilita la vida, algo importante si convivimos con varios mininos en una casa pequeña.

Veamos algunas ventajas para casas con varios gatos: podemos introducir varios areneros en su interior, y también resulta útil para guardar cosas de gatos, que en el caso de ser varios siempre acaban multiplicándose los accesorios tipo camas, cepillos, medicinas, rascadores, mantitas, transportines, juguetes, sacos de comida o, por qué no, sacos de arena. 


Armario para guardar cualquier cosa
El banco o caja superior es el reservado para almacenaje. Así nos lo explica Raquel González, la creadora de esta feliz idea, que pudo llevar a cabo gracias a la ayuda de su hermano.

Jugar, dormitar, distraerse y tomar el sol
El invento permite que los gatos estén más activos: pueden observar la calle desde la ventana, algo que los entretiene bastante.

Además, al tener que subir y bajar sus escalones están más activos, sin olvidar que es un lugar maravilloso para tomar el solecito y dormitar de lo lindo. Evidentemente, hay que tomar medidas de seguridad en caso de abrir la ventana, como la colocación de una mosquitera o red. La seguridad, siempre ante todo.

Manos a la obra
Como todo tiene un principio, también el invento de Raquel tuvo su primer chispazo y su posterior desarrollo hasta adquirir forma y hacerse realidad.

Veamos qué pasos dio Raquel, ella misma nos lo cuenta:

Primero de nada dibujé todo en una libreta, medí, consulté blogs de bricolage... Era la primera vez que hacía siquiera una manualidad desde que las hacía en el cole de pequeña. Me fui a una tienda de bricolaje y compré la melamina cortada ya a medida, lo cual facilita muchísimo el trabajo. Así fue como empecé con esto. 

El segundo paso fue telefonear a mi hermano e invitarlo a ayudarme. No me hizo falta insistir, la curiosidad le pudo. Tengo que reconocer que el trabajo duro es mérito suyo, yo fui la cabeza del proyecto y luego la ayudante de obras XD. 


Zona de las bandejas: limpieza fácil
La parte de abajo es donde van situadas las bandejas. Se abre hacia adelante para facilitar la manipulación de estas y la limpieza del sitio. De este modo, Raquel nos explica que puede meter sin dificultad la aspiradora, la escoba e incluso la fregona. 

Se aprecia un recorte en el lado izquierdo, que es la entrada. Hay otro por el otro lado, ya al principio le había puesto sólo un acceso y alguna de mis gatitas más peleonas se dedicaba a "encerrar" a los hermanos allí. 

En cuanto al espacio, es enorme, pues tiene de fondo todo el fondo del mueble. De este modo, la parte de abajo sería como una gran caja hecha de forma individual o independiente.

Zona de almacenaje 
La parte superior, que es más o menos la mitad de ancho, se situa encima sujetado a la caja inferior por eles, es decir, ángulos metálicos de unión.

Se abre hacia arriba, por ser lo más cómodo, ya que el baúl va casi de pared a pared de la habitación (dejando el sitio necesario para entrar y salir por los laterales), explica Raquel.

El mismo respaldo del banco se ha destinado a zona de almacenaje, un lugar perfecto para guardar las bolsas de arena y de pienso o un sinfín de accesorios. Abriendo el otro ala, en este caso Raquel ha decidido guardar todas sus herramientas de bricolaje ...para seguir dejando volar su imaginación bricogatera...

Cuidando hasta el último detalle: silencio, por favor!
Además de pegar unas bonitas pegatinas que Raquel compró en un centro comercial para darle un aspecto más felino, reducir ruidos también era importante para que la casa sea más confortable, por lo que faltaban unos cuantos detalles: En las zonas de cierre se ha puesto goma aislante (de la que se usa para que no pase el frío en las puertas y ventanas), porque como va sujeta con bisagras de piano y no lleva ningún mecanismo más, al jugar los gatos por la zona batían un poco las puertas y hacían ruido. Con ello se ha conseguido amortiguar el ruido y no resulta molesto siquiera por la noche cuando trepan por él. 

Las bandejas de la arena elegidas para su interior son cerradas y se han colocado sobre un trozo de moqueta, ya que al ser un espacio grande hacía mucho eco cuando rascaban y Raquel temía que de noche se oyera en otros pisos. El resultado ha sido un éxito: con la moqueta el sonido queda muy amortiguado. 

Como dice Raquel, "una de mis pequeñas obsesiones es minimizar el ruido que los pelochos puedan hacer de cara a los vecinos, por lo que estoy contenta con lo que he conseguido". Y nosotros añadimos que siempre es interesante tener una casa silenciosa, pues ya se sabe que muchos gatos acostumbran a jugar de forma más ruidosa, incluso frenética, por las noches, y siempre es bueno poder conciliar el sueño sin problemas. 

Sistema de ventilación antiolores
El ingenio e ilusión de Raquel por mejorar su proyecto no conoce límites. Rizando el rizo, incluso ha instalado una rendija de la que saldrá un tubo con un pequeño ventilador para evitar los malos olores, sobre todo en épocas de más calor. 

A su vez, está previsto que el tubo llegue hasta la ventana, donde también tiene fabricado un soporte de madera del tamaño de la ventana, y ésta ha sido cubierta con una red invisible. Así nos lo cuenta Raquel: De este modo en verano, cuando venga el calor, la zona de las bandejas tendrá un sistema de extracción de aire para evitar el mal olor en la casa. Y de una forma segura para los gatines, que aunque tengan la ventana abierta también disfruten del aire sin problemas, pues estarán protegidos de caidas por la red”.

¿No es alucinante tanto ingenio, tanto mimo, tanta gracia? A nosotros nos encanta tanto su actitud amorosa y práctica como, por supuesto, los resultados, y desde aquí le damos las gracias a Raquel por compartir su proyecto con todos nosotros. Como ella, opinamos que las pegatinas lo mejoran, pero el mueble brilla en todo su esplendor cuando los gatos lo utilizan: "Cuando más me gusta es cuando ya están mis pequerrechiños encima: Calcetines, Patucos y Tojillo (mis hembritas) y Sustos (mi macho cobardica)


Sin duda, gatos cuidados y amados son gatos felices. La imagen vale más que mil palabras.

En fin, sólo nos resta decir con un requetemiau que Raquel nos parece fantástica, porque ella sabe hacer felices a unos gatitos que, por vivir en un pequeño apartamento, no se quedan sin disfrutar de la vida a pata suelta. ¡¡Bravo por ella!! ¿Y tú, te animas a hacer algo parecido? ¡¡¡Adelante, tus gatitos te lo agradecerán... y también tu olfato !!!                  

Fuente: www.gatosencasa.com
Fuente: Raquel y Gerardo González
Fotografía: Alberto

TEMAS RELACIONADOS:


2 ronroneos en el artículo: "Gatos felices, casa ordenada y los areneros escondidos"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba