¿Perros y gatos estarían bien en cárceles y hospitales?


Maullado por el
Gato triste y azul

.
No, las mascotas no han cometido delitos ni tampoco necesitan atención sanitaria. Si se pide que perros y gatos vivan en centros penitenciarios y en hospitales es para ayudar a personas que reciben terapia gracias a estos animales.

Así, presos, jóvenes de correccionales o enfermos ingresados podrían beneficiarse mucho teniendo a mano un perro o un gato que le haga la vida más agradable y mejore su optimismo. Para lograr este objetivo, la Fundación Affinity pide leyes que permitan su presencia en estos feos lugares. ¿Muy loable, pero, alguien ha pensado en los animales? ¿Realmente, qué supone para ellos todo esto?

Quizás no haya que pensar con la mentalidad de un humano, así veremos que estos lugares no tienen las mimas connotaciones negativas para los animales que para nosotros. Todo lo contrario, allí donde hay rutinas y tranquilidad pueden encontrar bienestar.

De todos modos, sí hay algo que puede hacerles correr un riesgo: en el caso de los hospitales, aumentan las probabilidades de ser contagiados con alguna enfermedad transmisible entre humanos y mascotas, en este caso gatos y perros. En Estados Unidos, por ejemplo, hay perros que viven en hospitales y actúan con los pacientes cuando el médico lo requiere.P

Pero también es cierto que, en general, este sería un contagio inesperado y casual, es decir, un accidente, ya que es de cajón que los animales no van a introducirse en entornos que supongan un claro y previsible peligro para su salud.


Psicológicamente también pueden ser un lugar no recomendable, podríamos pensar. Pero, teniendo en cuenta que los animales están bajo la supervisión de terapeutas y técnicos, tampoco éstos  se exponen de forma indiscriminada. Accidentes puede haberlos, es innegable que, como poder, poder, siempre pueden pasarles cosas, sobre todo si se relacionan con gente que tiene problemas de comportamiento o mentales, aunque sería algo tan excepcional que no puede tenerse en cuenta.

Beneficios para los animales
Visto de forma optimista, participar en terapias de este tipo supone para el animal una oportunidad  de vida, sobre todo si tenemos los masivos abandonos que todavía sufren perros y gatos. 

Así, también son una salida para animales que desaprensivos condenaron a esa probabilísima muerte que casi siempre supone el abandono.

Por otro lado, reciben una atención que no siempre tienen en todas las casas, bien en forma de cuidados básicos, como la comida, atención veterinaria, aseo y cariño.

Beneficios para las personas
Los científicos afirman que los gatos regulan la presión sanguínea y  nos hacen sentir bien, regalándonos sentimientos de paz.

Abrazarlo, acariciarlo, escuchar su suave ronroneo, tenerlo sobre las piernas, es decir, un gato amoroso puede significar todo un seguro de vida para su dueño. Y, por supuesto, también para el gato: un micifú contento y bien tratado es un gato con un buen sistema inmunitario.

Moral más alta y mundo más amable
Siguiendo con la misma lógica, ese bienestar que proporciona el calor de una mascota también se extiende al resto del entorno, y a uno mismo. Es por ello que las personas que comparten actividades con gatos y perros dóciles mejoran su estado de ánimo y se hacen más sociables. Por ejemplo, el simple hecho de tener que cambiarles el agua, darles comida o asearlos da un sentido a su vida, ayudandoles a tomar responsabilidades y a pasar a la acción.

Compartir es vivir
La empatía, es decir, la generosidad con los demás, también puede mejorar, o sea, desarrollarse, cuando compartimos la vida con un perro o un gato. Los animales sueltan la lengua de gente triste y callada, siendo la excusa que les hace hablar, buscar el contacto social.

Centros de menores: del odio al amor
 En los centros de educación de menores también se pueden lograr buenos resultados. Normalmente, los animales se utilizan para educar la empatía y manejar la frustración. Aunque la actitud inicial hacia el animal suele ser reticente, incluso agresiva, con el tiempo varía.

"Los animales funcionan bien con los chicos porque no les juzgan, independientemente de que hayan cometido un delito mayor o menor, y emocionalmente puede ayudarles mucho, salir a pasear con un perro ayuda a romper barreras: eres un chico que va con perro, la gente te ve con otros ojos", explica Maribel Vila, una técnica de la Fundación Affinity.

¿Perros o gatos?
Desde la Fundación Affinity explican que el perro es el animal estrella en estos programas terapéuticos, pero que los mininos son igualmente útiles, si bien resultan más difíciles de  motivar y son menos dinámicos.

Pero ambos tienen el común algo realmente valioso: "Un animal convierte un hospital en una residencia en espacios mucho más humanos", dice María Azkargorta, directora de Affinity, la fundación creada en 1987 que colabora con más de medio centenar de residencias de ancianos, centros de salud mental y discapacitados, y cárceles, a los que han proporcionado más de un centenar de perros y algunos gatos para realizar estos programas.





Fuente: lasextanoticias.com
Fotografía: Zawezome
Fotografía: Aki Sato

TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "¿Perros y gatos estarían bien en cárceles y hospitales?"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba