Enseña a tu gato a dejar de rascar los muebles


Maullado por el
Gato triste y azul

¿Cómo conseguir que tu gato utilice el rascador y, de paso, deje tu sofá tranquilo? Una opción es dirigirle unas serias palabras para que entienda el dinerito que te has gastado en el sofá y en el rascador. Explicarle bien despacito, hasta que entienda el horrible disgusto que te supone que meta sus garritas en el tapizado...

Pero mucho, muchísimo mejor será si le hablas en idioma gato. ¿Y, cómo hacerlo? En la web The Refined Feline, donde venden  un increíble mobiliario para gatos fashion, te orientan para lograrlo. Os contamos sus prácticos consejos:

En primer lugar,  tenemos que tener bien claro que los gatos no saben que les conviene más arañar la cuerda de sisal que, por ejemplo, la preciosa alfombra oriental que tan bonita como delicada luce en nuestro comedor. Por lo tanto, hemos de ayudarles a elegir el rascador. 

Método de la hierba gatera: Si tu gato se siente atraido por la hierba gatera o por algunas lociones que venden para atraerlos, frota o rocía lo que más le enloquezca sobre la cuerda del rascador. Un truco es aprovechar la capacidad de imitación de los gatos y echar el producto delante de él, haciéndolo penetrar en la cuerda mientras rascamos como si nosotros mismos fuéramos gatos afilando nuestras uñas.



♥ Otra posibilidad es colocar parte del rascador (o uno entero, si no es muy grande), es decir, el tubo de cuerda de sisal en las zonas donde suele arañar el gato. Una vez que él se dé cuenta que el sisal está ahí, comenzará a utilizarlo. Si no lo hace, hemos de animarlo a hacerlo, y si es necesario también dándoles ejemplo nosotros mismos. Luego, poco a poco iremos desplazando la cuerda de sisal hasta ubicarlo en el lugar definitivo.  

Olor del gato: Con cuidado, frotar las patas sobre la cuerda de sisal, o pasar primero una toalla o paño limpios sobre sus patas o cuerpo y luego frotar contra la cuerda. Oler su propio olor hace que tomen confianza y facilita el rascado.

El bueno de Kerpal inspiró muebles gatunos.
Por cierto, el gato de la foto superior se llama Kerpal, un minino que ya no vive, pero que sigue en los corazones de los responsables de la tienda online The  Refined Feline. Fue  el bueno de Kerpal quien los insipiró cuando éstos se mudaron con el felino a un pequeño apartamento en Englewood, Nueva Jersey, a 5 millas de distancia de Nueva York.



Los productos que encontraron en el mercado no les  servían para su propósito: conseguir una decoración bonita de su nueva casa sin dejar de lado el bienestar de Kerpal.

La solución fue diseñar los muebles que ahora ellos mismos comercializan. Así nació The Refined Feline, y así comenzaron a fabricar árboles rascadores, cajas de arena dentro de estilosos muebles de roble, y un sinfín de artilugios para el gato.



Youtube de Gatos en casa:  
    Las ramas de olivo son un auténtico catnip mediterráneo, pruébalo con tu gato! Ellos adoran oler sus hojas, la planta entera les extasia. Saber más... Requetemiau, déjame tranquilo que no me seduce una galleta maría, que soy un gato, amiga mía-, se le queja el minino a la despistada de su amita. Saber más... Tras una árdua pelea, uno de los dos gatos se proclama vencedor. ¿cuál de los dos será el rey del árbol rascador? Hagan sus apuestas! Saber más... Es realmente difícil detener a un gato goloso, sobre todo frente a un plato de rica lata, mucho más sabrosa que el sano pero soso kd de hills. ¡qué malo es estar a dieta! Empieza metiendo la patita, y acaba con la boquita... Gato observa con resignación y carita que es un poema cómo una gata se zampa un langostino delante de sus narices!  Saber más... El primer gato de la casa que pisa la pasarela la considera suya o, mejor dicho, sólo suya, y vigila a los demás muy de cerca. En el vídeo, sigue a una siamesa, que finalmente comprende el recelo del gato y escapa tras olisquear un poco. Gatito da su primer paseo por la nueva pasarela que sus amitos le acaban de colgar en la pared. ¡Vaya cambio, mola caminar por las paredes! Saber más...  Gatito indeciso, se lame y relame mientras se piensa y repiensa si saltar o no a la nueva pasarela que sus amitos le acaban de colgar en la pared. ¿Tu qué opinas, finalmente saltará? Saber más...
    Miniatura
    El gatito cree que la crema de manos es un tubo de rica leche condensada, o nata, quizás... pero descubre que no es así... y sus caritas de curiosidad y extrañeza no tienen desperdicio...


TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Enseña a tu gato a dejar de rascar los muebles"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba