Cómo colocar una puerta gatera, paso a paso


Maullado por el
Gato triste y azul


¿Ya tienes hecho el agujero en la pared para colocar una puerta gatera y no sabes muy bien cómo instalarla? En Gatos en casa te damos unas cuantas indicaciones básicas para que consigas ponerla y, sobre todo, acabar la obra con un buen resultado.

En un anterior post explicamos cómo hacer un agujero, paso a paso, y ahora, ya con el agujero listo, nos disponemos a taparlo con una puerta de gatera de pared. Como podéis ver en las fotografías, lograrlo requiere ajustar el agujero a las puertas que hemos comprado.


En caso de tener hecho el agujero antes de adquirir la puerta gatera, tendremos que ajustar las medidas, por lo que será un pelín más trabajoso que si compramos la puerta gatera antes de agujerear la pared. 

Comprándola antes, haremos el agujero siguiendo las medidas que vienen en los patrones de papel que incluyen con las instrucciones de las puertas gateras. En caso de no haberlo, podemos superponer la gatera y hacer una señal con lápiz, o también hacernos uno nosotros, tal y como puede verse en las imágenes.

De nuevo, pues,  hemos de coger el metro, el martillo tipo mazo, un cincel, un metro, un lápiz, y ponernos manos a la obra para conseguir una práctica gatera, a la que pronto se acostumbrarán nuestros mininos.


En el siguiente grupo de imágenes vemos cómo hay que golpear, la posición de las herramientas y el truco de buscar el cemento y huir del ladrillo  (en la imagen está señalado) para evitar hacer destrozos y que las líneas sean uniformes. Así, hay que picar justo donde hay argamasa, nunca sobre el ladrillo, con el fin de  conseguir un buen acabado. De otro modo, no sólo es más trabajoso, sino que un pequeño golpe con la maza puede llevarse detrás un trozo de ladrillo de más y resultar antiestético.

También es importante medir la distancia entre el suelo y el principio del agujero, pero esto tendríamos que haberlo hecho ya en el momento de agujerear. Recordemos que la altura adecuada es la que miden las patas de los gatos, si bien se incluyen las indicaciones precisas en las instrucciones de la puerta gatera.


Una vez ajustados los tamaños del agujero y la puerta gatera, debemos intentar que ésta acople con el agujero que hemos realizado. Como puede verse en las fotografías, el trabajo se hace desde ambos lados de la pared. No es capricho, así nos aseguramos un mejor resultado final, más estético y adaptado a las medidas necesarias para el acople de la puerta.


Ahora llegó el momento de fijar la puerta gatera, de seguir las indicaciones de cada fabricante. Normalmente vienen con unos sistemas de sujeción tipo tornillo. En este caso, se han acoplado los tornillos, pasándolos por unos agujeros taladrados en la pared con una broca más bien fina.


Una vez acoplada la puerta, y atornillada la sujeción, en uno y otro lado, ya tenemos la puerta instalada, y sólo queda acostumbrar a los gatos a utilizarla. En la mayoría de las instrucciones se ofrecen consejos para facilitar su uso. ¿El consejo más sencillo? Deja la gatera abierta unos días para que se acostumbren a pasar. Si, además, dejas una rica latita al otro lado de la puerta ... atravesarla está más que garantizado.


TEMAS RELACIONADOS:


2 ronroneos en el artículo: "Cómo colocar una puerta gatera, paso a paso"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba