Bertolucci, el siamés que a veces se cree que es un perro


Maullado por el
Gato triste y azul


Nos gusta Bertolucci, un minino seductor, tierno y maravilloso, al que no le viene nada grande llevar el nombre del genio italiano del séptimo arte. No en vano, su dueño es profesional de la imagen, y este marramiau todo un personaje que, a su manera, también conquista a través de la cámara. ¿Pero, por qué siendo un señor gato se habrá metido con tanta gracia en el papel de perro?

Su vocación canina nos la cuenta Félix Bernet, con quien este pillín de aire tristón tiene la suerte de vivir en una casa de campo situada en la sierra madrileña:
"Siempre me han gustado los siameses, porque son muy fáciles de educar. Bertolucci es un gato que a veces cree que es un perro. Todas las mañanas sale al jardín y se pasa allí el día, respeta a los pájaros, mis peces y mi tortuga. Pero jamás sale del perímetro de nuestro jardín.



Le gusta seguir una rutina, salgo al jardín, le llamo como a un perro y viene, luego saco el cepillo y se coloca para que le peine, dando vueltas para que llegue a todos los sitios, y después sabe que comerá.
Sabe que sus zonas son su cesta y su cama, especialmente para él, pero no puede invadir mi espacio, ni subir al sofá. A la cocina sabe que no puede entrar, y se queda justamente en la línea límite de la puerta, y lo respeta.


A Bertolucci lo encontré en un anuncio del segundamano, ya que hay personas que no pueden tener animales por diversas razones, y es buena opción para tener una mascota. Comprar un animal mientras que hay otros que se abandonan es una barbaridad".
No podíamos acabar este post sin hablar de la relación que Bertolucci tiene con Eva Luna, una encantadora chiuaua de la mami de Félix, y de quien quizás aprende maneras de perro.¿Le habrá inspirado ella su vocación perruna? En todo caso, recordemos que al siamés se le conoce como el perro de los gatos, por ser así como es Bertolucci, afectuosísimo, comunicativo y obediente. Eso sí, sin perder un ápice de su personalidad:
"Los polos opuestos se atraen. Como mi gato Bertolucci, con su relación amor-odio hacia su prima Luna.

Bertolucci tolera al perro, pero no le gusta que lo increpen, y si la perra le da demasiado juego, la lanza lejos de una bofetada. Lo siento pero tengo pasión por mi gato y es protagonista en muchas de mis fotos".


Mi gato Bertolucci from Felix Bernet on Vimeo.




TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Bertolucci, el siamés que a veces se cree que es un perro"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba