Comederos siempre limpios y protegidos con papel


Maullado por el
Gato triste y azul


He aquí un truco genial, útil para quienes siempre van con prisas e ideal para dueños de muchos gatos que han de andar lavando todas las bandejitas cada vez que la tropa come. ¿Cómo mantener los platitos o comederos de nuestras mascotas limpios sin tener que fregarlos una y mil veces? El papel de cocina es la respuesta. Basta con poner un pequeño trozo en el fondo cada vez que nuestro minino vaya a comer.

Una vez han comido, resulta muy cómodo retirar el papel, incluso con algún resto, si  es que se lo han dejado. También es más barato que utilizar platitos desechables, por otra parte. Eso sí, deberemos tantear el grosor de los rollos que comercializan, incluso valorar la conveniencia de hacerlo con pañuelos de papel. Todo depende de su usamos más pienso seco o húmedo, de la manera de comer de nuestra mascota, de si chupetea más o menos, de si es más delicado o destrozón en el arte del comer...


Como dijimos, es perfecto para familias numerosas. Evita tener que lavarlos  inmediatamente después para que no se reseque la suciedad, por ejemplo, y nos permite poder usarlos de nuevo sin moverlos del sitio. Otra ventaja es no tener que esperar a que el fregadero esté libre de cacharros, por aquello de que hay que hacer por separado la limpieza de los cacharros de mascotas y los de las personas.

Evitar contagios
Si nada más acabar se recogen los papelitos (unes las cuatro puntas y directo a la basura) impedimos que unos se coman las sobras de otros, protegiéndolos de posibles contagios entre ellos. Recordemos que extremar la higiene es fundamental si tenemos varios mininos.


Dietas distintas: salud y ahorro
Este método viene que ni pintado cuando tenemos gatos con dietas distintas. Utilizaríamos el papel para darle pienso sobre un platito, o sin plato si lo preferimos, pues el papel sin platito también resulta (leer más abajo Rollitos de papel).


El truco está en doblarlo o enrollarlo sobre sí mismo cuando se canse de comer, reservándolo para cuando el mismo gato vuelva a querer picotear un poco más.

De este modo ahorramos al guardar cada vez el pienso que no se comen en una sóla vez, además impedimos que otros coman de él (evitando posibles contagios) y, de paso, que los gatos de dieta especial la sigan. Que no estén siempre saltándosela a base de  zampar las sobras de otros que no lo están.

Quienes tengan familia felina numerosa y hayan de hacer cumplir dieta a alguno de ellos sabrán lo difícil que puede llegar a ser lograrlo, pues los gatos pueden llegar a ser muy insistentes y pícaros. Cuando se trata de alimentos light unos cuantos errores son subsanables, pero la cosa es mucho más seria con piensos especiales para enfermedades renales, hepáticas y demás.

Rollitos de papel
Recomendadísimo cuando pasamos muchas horas en un escritorio y los gatos rondan nuestra mesa, pidiendo comida. En este caso, tendremos unos vasitos medidores de comida llenos con distintos tipos de pienso, y serviremos de ellos. La siguiente foto da una clara idea del original sistema.

En caso de tener muchos gatos y costarte saber qué papelito era de cada cuál, un método infalible para identificarlos es escribir el nombre del gato en un ladito del papel, como se ve en la imagen superior.

Precauciones
Una advertencia importante: cuidadín con algunos gatos pequeños, y otros no tan pequeños, que tienen la manía de comerse el papel, porque haberlos haylos, y en este caso, mejor no arriesgarnos, en cuyo caso pasemos de este invento.

Si recurrimos al método convencional, habrá, pues, que limpiar cada vez con el estropajo que les tengamos destinado.

Por supuesto,  es obligado hacerlo con un estropajo distinto para personas y gatos, nunca utilizar el mismo ni dejar caer el agua sobre nuestra vajilla. Así que ya sabes, razones de higiene, tanto para ti como para tu gato, lo aconsejan.

Fuente: www.gatosencasa.com
Fotografía: theogeo
Fotografía: www.gatosencasa.com

TEMAS RELACIONADOS:


No hay ronroneos para "Comederos siempre limpios y protegidos con papel"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba