Ideas para customizar un sofá de cartón para gatos


Maullado por el
Gato triste y azul



En un post anterior aprendíamos a hacer una fantástica chaise longue felina a partir de una simple caja de cartón. Y en éste seguimos con las manos en la masa, sugiriendo ahora algunas formas de customizarlo. ¿Qué hacer con el mueble una vez acabado, lo forramos, lo dejamos tal cuál, lo pintamos o le colocamos un mullido cojín...?

En esto de customizar, la creatividad manda. Tratándose de un mueble para un uso felino cotidiano destinado al descanso, estaría bien que nos quedara bonito y al tiempo fuera cómodo para nuestro pequeño bigotudo. 

Una vieja caja de cartón puede transformarse en esta bonita y original chaise-longe felina.





Forrarlo con tela
Una bonita tela de tacto agradable, tipo algodón, es una opción interesante, aumentando la durabilidad del mueble, sobre todo si le da por rascarlo. Pero también es cierto que impide al gato sentir el cartón, y esto es algo que hacerle salir perdiendo. Si tu gato es muy aficionado al cartón, si siente delirio, quizás prefiera evitarte el trabajo de forrarle este sofá.

Angelina es la dulce gatita que nos mira con una mezcla de curiosidad y dulzura...
Si estás decidido a forrarlo, otra opción es introducir una esponja fina entre medias para obtener un resultado acolchado. Tanto la esponja como la tela se fijan bien con una pistola de pegamento o cola caliente (elige siempre pegamentos con olores no tóxicos).

Dejarlo tal cuál o dibujar 
Otra opción es, como hemos dicho, no hacer nada, dejarlo tal cuál. En este caso, una telita sobre la base no queda del todo mal, puedes ver un ejemplo en la imagen inferior.

También existe la posibilidad de pintar alguna cosilla en los laterales de la base o en todo él, cuidando que la base, si es que la pintamos, no se desprenda o tizne y vaya a ser perjudicial para el gato, que en su limpieza diaria acabe ingiriéndola (ojito, de nuevo, con las pinturas tóxicas). Aquí, la imaginación toma el poder...


Almohadón y flecos
Esta opción es un lujazo. Se le ha colocado un fleco y un almohadón a la medida, con un par de borlitas que cuelgan con gracia, dándole un bonito toque al conjunto. La elección de los materiales y colores son todo un acierto, tanto para la decoración de la casa como para conseguir el bienestar del gato.


Eso sí, no es apto para casas con gatito pequeños, podrían destrozar el sofá volviéndose locos con el movimiento de los fledos. Ya se sabe de lo que son capaces los baby cats cuando algo se mueve...

Para que no se mueva, el almohadón ha sido fijado a la base con una cinta adhesiva de doble cara. Y el resultado es fantástico, un mueble propio de la mismísima Cleopatra que, por cierto, disfruta un gato llamado Señor Burns.







Fuente: www.gatosencasa.com
Fotografías: kaitlinburke
Fotografía: Simon

TEMAS RELACIONADOS:


5 ronroneos en el artículo: "Ideas para customizar un sofá de cartón para gatos"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba