'Gato': La voz de una estrella (capítulo 1)


Maullado por el
Gato triste y azul



Capítulo I
Gato. Gato nací. La voz de una estrella llovió con la palabra gato sobre el vientre de mi madre y por eso mi naturaleza es gatuna. Vine al mundo envuelto en seda verde, puesto que mi nacimiento se produjo en las más escondidas entrañas de un matorral, a las puertas de un viejo convento de monjas clarisas. En cuanto tuve las piernas lo suficientemente fuertes para que sostuvieran mi cuerpo anduve entre aventuras. La leche de mi madre la dejé para mis hermanos, débiles criaturillas con las fauces abiertas todo el día en demanda de lo que luego supe que se llamaba la sopa boba. Recuerdo que aún no se me habían abierto los ojos del todo y ya me encaramaba al alfeizar de las ventanas del convento y lamía frenéticamente las sobras de los platos que las monjas abandonaban en tan insólito lugar antes de pasarlos por agua y jabón.

En más de una ocasión me descubrieron las santas hermanas metido en estos menesteres y tuve que escapar por piernas y a saltos de su indignada reacción. Otra cosa que no les resultaba grata era que yo me escondiese debajo de sus cálidas faldas cuando el frío apretaba.

-Me llevo un susto de miedo –exclamaban. Aunque solían, es cierto, acabar la frase con grandes risotadas y dándose ligeros empujones las unas a las otras como indicando que habían sido unas tontas asustándose por un asunto tan baladí.

En el fondo creo que me querían y que hasta les hacían gracia mis pequeñas diabluras, con perdón por emplear esta palabra. Bueno, a todas menos a una. Sor Agria torcía el gesto cuando le referían mis travesuras y si, en alguna de ellas estaba presente cuando ocurría, la emprendía a escobazos conmigo o me arrojaba lo primero que encontraba a mano. Nada la paraba cuando se dejaba llevar por sus ataques de furia. Sólo la vi contenerse en una ocasión: cuando mi madre, encontrándome en una situación apurada, se interpuso entre la colérica monja y su pequeño cachorro, doblado el lomo como un arco, encrespando el pelo y echando fuego por su boca y por sus ojos, dispuesta a entablar batalla mientras un hálito de vida se cobijara en su cuerpo.

Estoy leyendo el capítulo 1: La voz de una estrella
Sigue leyendo, capítulo 2: Buscando comida




Autor: Gato León, escrito para Gatos en casa. Todos los derechos reservados.
Fotografía: פיקוס's


Más relatos: 



Youtube de Gatos en casa:  
    Las ramas de olivo son un auténtico catnip mediterráneo, pruébalo con tu gato! Ellos adoran oler sus hojas, la planta entera les extasia. Saber más... Requetemiau, déjame tranquilo que no me seduce una galleta maría, que soy un gato, amiga mía-, se le queja el minino a la despistada de su amita. Saber más... Tras una árdua pelea, uno de los dos gatos se proclama vencedor. ¿cuál de los dos será el rey del árbol rascador? Hagan sus apuestas! Saber más... Es realmente difícil detener a un gato goloso, sobre todo frente a un plato de rica lata, mucho más sabrosa que el sano pero soso kd de hills. ¡qué malo es estar a dieta! Empieza metiendo la patita, y acaba con la boquita... Gato observa con resignación y carita que es un poema cómo una gata se zampa un langostino delante de sus narices!  Saber más... El primer gato de la casa que pisa la pasarela la considera suya o, mejor dicho, sólo suya, y vigila a los demás muy de cerca. En el vídeo, sigue a una siamesa, que finalmente comprende el recelo del gato y escapa tras olisquear un poco. Gatito da su primer paseo por la nueva pasarela que sus amitos le acaban de colgar en la pared. ¡Vaya cambio, mola caminar por las paredes! Saber más...  Gatito indeciso, se lame y relame mientras se piensa y repiensa si saltar o no a la nueva pasarela que sus amitos le acaban de colgar en la pared. ¿Tu qué opinas, finalmente saltará? Saber más...
    Miniatura
    El gatito cree que la crema de manos es un tubo de rica leche condensada, o nata, quizás... pero descubre que no es así... y sus caritas de curiosidad y extrañeza no tienen desperdicio...



 Otros vídeos recomendados:
- Gatito decide que perseguir rabos es más divertido que beber agua.
- Locas correrías en la cocina de un gatito que está descubriendo el mundo
- Gatito pardo no deja teclear a la blogger de www.gatosencasa.com

- Amor de gato: matrimonio de mininos se llenan de lametones
- A los gatos les gustan los crepes, sobre todo a los ladronzuelos...
- Gatita duerme la siesta hecha un ovillito sobre una bandeja 

- Gata azul ruso se revuelca como extasiada bajo el sol de mediodía
- Frenéticas y divertidas correrías de un gatito pardo en la cocina
- Gato se sube a la bicicleta estática del comedor con gracia y salero 

TEMAS RELACIONADOS:


2 ronroneos en el artículo: "'Gato': La voz de una estrella (capítulo 1)"

▼▲ Mostrar/ocultar ronroneos

¿Y tú, lindo gatito, tienes algo que ronronear?

 
Ir arriba